sábado, 17 de diciembre de 2011

Fahrenheit 451 de Ray Bradbury ilustrado por Tim Hamilton

“El lunes quemar a Millay, el miércoles a Whitman, el viernes a Faulkner, quemarlos hasta convertirlos en cenizas, después quemar las cenizas”.


El rostro de Guy Montag y su historia llegan a la novela gráfica, y se desvelan para sus seguidores en el interior de esta edición, traducida al español.

          La adaptación se abre con un prólogo en donde Bradbury narra acerca de la génesis del libro: de los personajes, de las experiencias y de las historias que en un inicio fueron la raíz para construir su novela.

          Las 159 páginas de adaptación e ilustración de Fahrenheit 451 corren a cargo de Tim Hamilton (DC Comics, Mad Magazine, Dark House Comics; y co-creador de Adventures of the floating elephant) que presenta un contenido a subdividido en tres partes (al igual que la novela).

        Lamentablemente la traducción carece de frescura en algunas partes y atasca la progresión del arte de Hamilton, que envuelve en una dialéctica atmosférica cálido-frío, los diversos pasajes seleccionados que aparecen de forma brillante en la obra. Los momentos sombríos y melancólicos por un lado, y por el otro, el ardor de enormes hogueras, que enmarcan la prohibición y el odio de un régimen fascista.

      Ediciones de la flor, de Bs. As. ha reunido en estas páginas, la adaptación de una obra de gran significado en el mundo de la Ciencia Ficción. Gesto que se agradece por los seguidores de Bradbury y del género. No obstante, el costo puede significar un problema.

         Por último, cabe señalar que en el catálogo de la editorial se encuentran un par de adaptaciones que no hay que perder de vista: la obra El extranjero, de Albert Camus; así como Los dueños de la tierra, de David Viñas.

          Y no: el olor del queroseno nunca se borra.

p.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada